965 76 60 18 - Plaza 9 de octubre, 03778 Beniarbeig ajuntament@beniarbeig.org

Turismo

HISTORIA

                      Beniarbeig es un municipio del antiguo marquesado de Dénia y de la actual comarca de la Marina Alta. Ocupa un territorio casi llano de 7,40 kilómetros cuadrados, lleno de materiales aluviales de la era cuaternaria. Aunque el término municipal tiene una altitud media de 42 metros sobre el nivel del mar, está accidentado en el sector norte por las estribaciones de la sierra de Segaria (508 metros de altura), y en el sur, por el cerro del Rafalet. Limita al norte con Benimeli, Ondara y El Verger; al este, con Ondara y Pedreguer; al sur con Pedreguer y Benidoleig, y al oeste con Sanet y Negrals. Tiene 1.883 habitantes, llamados beniarbegins. Aparte de algunos barrancos y ramblas menores, el único curso fluvial de cierta importancia que cruza el término es el río Girona, que protagonizó un desbordamiento histórico el 12 de octubre de 2007. El agua inundó una parte de la población y destruyó el puente que comunicaba desde hacía cien años el núcleo urbano partido por el mismo río.La viña de moscatel para elaborar pasa dominó el paisaje hasta los primeros años del siglo XX, en que fue arrasada por la filoxera. En la actualidad, la economía de Beniarbeig se basa en la agricultura de regadío, mediante la explotación de pozos y cavas que aprovechan un rico acuífero subterráneo, principalmente para el cultivo del naranjo y del mandarino (300 hectáreas). En cambio, los cultivos de secano, como el almendro, el algarrobo y la aceitera (150 hectáreas), que se disponen en terrazas amargenades en la solana de Segaria, no son tan importantes. Recientemente, los ingresos procedentes del sector agrario se han vis complementados por los derivados de un notable proceso urbanizador de las colinas que rodean la población, como en la Corona y los Mirambons. Además, el municipio dispone de un polígono industrial, situado en la carretera de Ondara en Orba.

Hay constancia de un primer hábitat humano paleolítico en la cueva de Bolumini y de un poblado ibérico en el Passet, en la ladera sur de Segària; también de restos romanos en la partida de las Isletas. En el periodo musulmán Beniarbeig tenía la entidad de simple alquería. Más tarde, se incorporó al mundo occidental de la mano del rey Jaime I entre el 1244 y el 1245. Chabás documenta Beniarbeig en 1249 y Camarena documenta Beniharbex el 1402. Según Carmen Barceló, proviene de bani ‘arbaj. En 1385 el lugar pertenecía a Gonçal Castellví; en 1402 asumió la señoría Pere Martorell, hombre de confianza del duque de Gandía, y posteriormente pasó a Pallàs, condes de Sinarcas y vizcondes de Chelva, a través de la madre, Leonor Ponce. En 1535 su parroquia se desmembró de la de Dénia, y se constituyó una rectoría destinada a los moriscos forzados a convertirse al cristianismo pocos años antes, durante la Guerra de las Germanías. En 1609 fueron expulsadas las 82 familias moriscas que la habitaban -incluyendo los pobladores de las alquerías de Beniomer y Benicadim, con una docena de casas cada una de ellas, las que fueron habitadas hasta el 1643, cuando se despuebla definitivamente y se ‘agregaron el término particular de Beniarbeig-, y fue reocupado por gente de la comarca, con alguna aportación balear (apellidos como Boronat, Muelle o Llull). En el siglo XVIII, Beniarbeig pertenece a la marquesa de Amayuelas y condesa de Peñaflor, con quien el duque de Medinaceli y marqués de Denia litigó, en 1766, por la posesión de derechos a Segària; éste, además, cobraba el tercio diezmo de Beniarbeig y resolvía los asuntos criminales de la población.

De los edificios principales destacan el antiguo ayuntamiento, las escuelas viejas, la iglesia parroquial de San Juan Bautista (siglo XVIII) y la casa de Santonja. Las fiestas se celebran la última semana de agosto, en honor a San Juan y en San Roque.

Texto de la ficha Toponimia de los pueblos, autor Robert Miralles

Pin It on Pinterest