David Trallero publica un nuevo libro sobre la genealogía local

Notícies, Notícies Destacades

Home » Notícies » David Trallero publica un nuevo libro sobre la genealogía local

Bajo el título “Beniarbeig-Genealogía de un Pueblo” el autor recopila la Historia Familiar de Beniarbeig a través de un gran árbol Genealógico. Un reconocimiento a sus antepasados mediante relaciones paternofiliales y recuerdos fotográficos. Después de una larga trayectoria de estudio y dedicación desinteresada hacia el pueblo que un día supo acogerle con agrado y fuertes sentimientos de cariño, le ha hecho reflexionar y querer devolver el afecto y respeto que merece a través de una Carta de género Epistolar en la que solamente se va a producir un intercambio de ida sin esperar retorno ni respuesta. Además, Trallero ha escrito una carta en la que explica las motivaciones que le han llevado a dedicarse a su labor de investigación y divulgación de la historia local. A continuación reproducimos la carta.

A mi querido pueblo de Beniarbeig:

Inicié mi andadura en esta localidad aquel día de Nochevieja de 1976 cuando procedente de Denia –vía taxi a Vergel– decidí visitar el pueblo de Beniarbeig en busca de una recién conocida amiga –hoy mi mujer– a una hora inapropiada de la noche esperando poder pasar los momentos de Fin de Año en compañía de quien parecía iba a ser la compañera ideal.

Entraba en Beniarbeig a pie. En un trayecto recorrido en solitario desde la población vecina a la inadecuada hora de las once de la noche en unos años confusos para actitudes que se escapasen de lo que la propia costumbre y de habitual proceder requería.

No olvidaré nunca aquellos veranos en los que para pasar las tardes con quien ya era prometida llegaba caminando a su casa, cuando el sol parecía esforzarse más que nunca por amargarme la existencia mientras intentaba llegar de Ondara a Beniarbeig, como pobre desventurado. Era ese periodo de tiempo en el que la siesta empezaba a llegar a su fin sin que los confortantes rayos solares, emitidos con generosidad hacia mi persona, se rindieran para el bien de mi sudorífica piel.

Recuerdo con agrado las tertulias mantenidas, ya vencido el fuerte sol de la tarde, en la misma calle y acera frente a la casa de mis suegros, mientras un club de mujeres –con ganas por conseguir un extrasalarial– trabajaban la palma o se distraían con labores de bolillo, ganchillo u otros trabajos manuales.

Historietas, cotilleos, chismes y chinchorros hacían reír a quienes, por costumbre, acudían al círculo de amistades tardo recreativas. Rosita la del cruce, Teresa “del Molinell”, Paquita “Calvari”, la tía Amparo “la Guarera”, Santiaga, Joaquín “el Moliner”, Pepica “la Sorda”, Teresa “Maldecap”, Pura “Canera”, Pepe “de Blai”… todas y todos supieron acogerme como uno más de la familia. Nunca me sentí excluido o diferenciado. Me sentía querido por todos los vecinos de este fabuloso pueblo.

Así fue como en uno de aquellos momentos en los que caminando “chino-chano” hacía Ondara, con la intención de llegar a mi casa de Denia mediante autostop, pensé que era mi obligación devolver el cariño recibido con alguna cosa o hecho que resultara especial y que al mismo tiempo pudiera ser recordado por todos –por muchos años que pasaran. En uno de esos días nació la idea de dar a conocer la historia o hechos fundamentales de aquel Beniarbeig empobrecido.

Recorrí archivos parroquiales, archivos locales, incluso, del Reino de Valencia. Solicité documentación al Histórico Nacional, Histórico de Defensa y al de la Guerra Civil. Leí muchos libros y tesis académicas, hablaba con la gente mayor de la localidad e intentaba sonsacarles sus vivencias y recuerdos, todo ello, en beneficio de la historia de Beniarbeig.

Mi obra evolucionaba a todo tren. Miles de páginas llevaba escritas sin saber cómo debía presentar en sociedad mi trabajo. Se había convertido en una gran obra donde se exponían todos los conocimientos sobre la localidad a la que consideraba mi pueblo de acogida.

Por fin, se hizo la luz. En mi cerebro se iluminó una neurona que me aconsejó la forma en la que debía mostrar mi trabajo. La Historia de Beniarbeig debía ser escrita por temas. Debía ser agrupada por secuencias con un mismo argumento. Surgió así “Llibre de la Banda. 75 anys de la Unió Musical de Beniarbeig” junto a Tomás Llopis Guardiola. Más tarde y ya en solitario, “La Educación en Beniarbeig-Historias y Maestros. 1827-2015”, “Iglesia San Juan Bautista de Beniarbeig-1733”, “Beniarbeig: Hijos Ilustres, Vecinos Honorables y Ciudadanos de a Pie” y “Beniarbeig-Genealogía de un Pueblo”.

Se hacía imprescindible homenajear a la Banda de Música de Beniarbeig. A sus directores y a sus miembros como elementos fundamentales. Habían dado toda su sabiduría y buen hacer para que el resto de los ciudadanos pudieran disfrutar sus festejos. Su sacrificio debía ser reconocido. La Unión Musical formaba parte de nuestra historia y como tal debía ser inmortalizada. Ennoblecida debía ser también la Educación y por ende su Escuela. Sus directores y maestros debían tener un sitio en la historia de Beniarbeig. Y por qué no glorificar a su Iglesia. La Parroquia San Juan Bautista que tanto ha dado al Municipio también debía tener el sitio que le corresponde.

El cuarto libro hablaba sobre sus gentes. Sobre nuestros congéneres. Esos vecinos que son diferentes al resto o que fueron ilustres en su tiempo. Había que dar a conocer a quienes vivieron en tiempos pasados y a quienes estando entre nosotros merecen ser reconocidos. Había que inmortalizarlos. Se hacía necesario introducirlos en la historia infinita para que aquellos que algún día vendrán tras nosotros puedan saber de ellos. Este libro no pretendía dar a conocer a todos sino a los diferentes. A mí no me servía un médico ni un arquitecto. Tampoco un profesor, ingeniero, fontanero, albañil o agricultor. Se trataba de dar a conocer a quien había sobresalido sobre el resto. Esa fue mi intención.

Y como quiera que todos forman parte de mi vida. Unos en mayor medida que otros. Decidí nombrarlos a todos. Por tal motivo, para que nadie se sintiera apartado y porque me apetecía que todos pasaran a la historia realice el gran árbol genealógico de Beniarbeig dentro de ese quinto libro publicado.

Como mi agradecimiento es grande y considero que la Historia de Beniarbeig no está concluida, la remataré con dos libros más que no tardarán en ser publicados como colofón al conjunto de toda mi obra que queda dedicada al pueblo de Beniarbeig puesto que de él formo parte y de él forman parte mi mujer, mis hijos y mis nietos. El sexto libro, posiblemente, se denominará “Beniarbeig: Nacimiento de un Pueblo. Territorio, Población y Toponimia” y el séptimo libro, “Beniarbeig: Historia General”.

¡Gracias a todos! Mi deuda está saldada.

DAVID JOSÉ TRALLERO BAUTISTA a 22 de febrero de 2023

Et pot interessar:

Skip to content