965 76 60 18 - Plaza 9 de octubre, 03778 Beniarbeig ajuntament@beniarbeig.org Valencià Español

Desde febrero ya no se está prestando el servicio de recogida de basura puerta a puerta, que todavía estaba realizándose en algunas calles del pueblo. De este modo, a partir de ahora todos los residuos deberán depositarse en los contenedores habilitados.

Con la intención de facilitar la recogida de la basura, sobre todo a los que hasta ahora no vivían tan cerca los contenedores, el Ayuntamiento ha habilitado nuevos puntos de contenedores para envases, papel y, sobre todo, contenedores de rechazo, de color gris y marrón. Hay que aclarar que estos últimos, aunque en algunos de ellos figure la palabra orgánico, no son exclusivamente para material orgánico, sino también para el rechazo, es decir, todos aquellos residuos que no vayan al reciclaje y que abarcan una gran variedad de productos, por ejemplo, una percha, una taza de cerámica o un bolígrafo.

Desde la alcaldía, Juanjo Mas justifica la medida «por una cuestión de higiene, porque es una práctica que ya casi no se hace en ninguna de pueblo, y que también ayuda a las medidas de prevención de la COVID-19». Un cambio que desde el consistorio apuntan que ayudará a agilizar el servicio de recogida, a la vez que según Mas «se ha intentado que afecte lo menos posible a los vecinos, por lo que hemos situado los nuevos puntos de contenedores de manera estratégica, para que nadie deba desplazarse mucho más de 100 metros para lanzar la basura».

Desde febrero ya no se está prestando el servicio de recogida de basura puerta a puerta, que todavía estaba realizándose en algunas calles del pueblo. De este modo, a partir de ahora todos los residuos deberán depositarse en los contenedores habilitados.

Con la intención de facilitar la recogida de la basura, sobre todo a los que hasta ahora no vivían tan cerca los contenedores, el Ayuntamiento ha habilitado nuevos puntos de contenedores para envases, papel y, sobre todo, contenedores de rechazo, de color gris y marrón. Hay que aclarar que estos últimos, aunque en algunos de ellos figure la palabra orgánico, no son exclusivamente para material orgánico, sino también para el rechazo, es decir, todos aquellos residuos que no vayan al reciclaje y que abarcan una gran variedad de productos, por ejemplo, una percha, una taza de cerámica o un bolígrafo.

Desde la alcaldía, Juanjo Mas justifica la medida «por una cuestión de higiene, porque es una práctica que ya casi no se hace en ninguna de pueblo, y que también ayuda a las medidas de prevención de la COVID-19». Un cambio que desde el consistorio apuntan que ayudará a agilizar el servicio de recogida, a la vez que según Mas «se ha intentado que afecte lo menos posible a los vecinos, por lo que hemos situado los nuevos puntos de contenedores de manera estratégica, para que nadie deba desplazarse mucho más de 100 metros para lanzar la basura».

Desde febrero ya no se está prestando el servicio de recogida de basura puerta a puerta, que todavía estaba realizándose en algunas calles del pueblo. De este modo, a partir de ahora todos los residuos deberán depositarse en los contenedores habilitados.

Con la intención de facilitar la recogida de la basura, sobre todo a los que hasta ahora no vivían tan cerca los contenedores, el Ayuntamiento ha habilitado nuevos puntos de contenedores para envases, papel y, sobre todo, contenedores de rechazo, de color gris y marrón. Hay que aclarar que estos últimos, aunque en algunos de ellos figure la palabra orgánico, no son exclusivamente para material orgánico, sino también para el rechazo, es decir, todos aquellos residuos que no vayan al reciclaje y que abarcan una gran variedad de productos, por ejemplo, una percha, una taza de cerámica o un bolígrafo.

Desde la alcaldía, Juanjo Mas justifica la medida «por una cuestión de higiene, porque es una práctica que ya casi no se hace en ninguna de pueblo, y que también ayuda a las medidas de prevención de la COVID-19». Un cambio que desde el consistorio apuntan que ayudará a agilizar el servicio de recogida, a la vez que según Mas «se ha intentado que afecte lo menos posible a los vecinos, por lo que hemos situado los nuevos puntos de contenedores de manera estratégica, para que nadie deba desplazarse mucho más de 100 metros para lanzar la basura».

Pin It on Pinterest